Vivo en el campo

Canedo_AlbertoLA BUJONA // Vivo en el campo. En medio de él. Mi vecino más cercano se encuentra a casi dos kilómetros de mi casa y Carcaboso está a casi cuatro. Por las noches, los ruidos son fácilmente identificables: el cárabo, la perra, ranas, grillos… A veces suenan a título individual y otras, dependiendo de la época del año, parecen ponerse de acuerdo para formar una orquesta improvisada.

El campo extremeño no siempre fue así. Lo sé y no porque lo haya vivido (soy un hijo de emigrantes que nació y creció en un barrio obrero de Valladolid), si no porque me lo han contado mis padres, mis tíos, mis abuelos. Ellos sabían que antes el campo estaba lleno de gente y, para ejemplo, su propio caso: soy miembro de la primera generación de mi familia que no ha nacido y se ha criado en una dehesa. Y no sólo es lo que me han contado. A mi vista, en el camino que recorro a diario, se muestran múltiples vestigios de intervención humana en estado de abandono: viejos frutales cubiertos de zarzas, hormas de chozos que un día cobijaron a pastores, secaderos de pimiento y tabaco, casillas, corrales, paredes de piedra que protegían huerta.

En ese ir y venir mi cabeza se plantea cómo podemos ser una región con tan alta tasa de paro con la cantidad de cosas que se pueden hacer, con la cantidad de gente que cabe en el campo. Repaso mentalmente los oficios que mi padre me ha relatado que había en la dehesa que se crió: gañanes, guardas, cabreros, porqueros, ahijadores, novilleros, vaqueros, mayorales, labradores, pastores, carboneros, mieleros, corcheros, huertanos… Y el amo, que en sí no era un oficio, pero que estaba ahí, omnipresente.

Vamos, que en la finca en la que hoy sólo trabaja una persona había más de treinta familias completas viviendo todo el año. A estas alturas algunas me diréis que el secreto del pleno empleo está en un pequeño detalle: salarios bajos y condiciones de semiesclavitud. No en vano, al dueño se le llamaba amo. De eso huyeron mis padres y a eso no queremos volver nadie, pero lo cierto es que nuestro paisaje, modelado por la mano del ser humano durante miles de años en un modelo que pervive gracias a su sostenibilidad, tiene los días contados si no cuenta con esa pieza clave que es la intervención humana.

Por eso, me planteo como solución, o más bien paliativo, una vuelta al campo, ordenada, colaborativa. No son tiempos de tener pastor para tus ovejas por el pan y el cobijo de un chozo, pero quizá sí se puede contar con un pastor si se garantiza una casa cómoda, un salario digno e incentivos a la producción. Y el ejemplo de pastor es uno sólo de esos oficios que antes he nombrado. Decía Henry George, en el subtitulo de su libro Progreso y Miseria, que “tierra ociosa, hombres ociosos”. Nuestra tierra necesita personas dispuestas, que no quieran estar ociosas y propietarios dispuestos a que su tierra tampoco lo esté.

Anuncios

3 comentarios

  1. Buenas preguntas, muy interesante, y bien escrito. Veo coincidencias con movimientos e iniciativas que se están dando en toda Europa. ¿Será posible que un mundo pueda rebrotar en mejores condiciones que las de antes? En ello estamos.

    Me gusta

  2. Me llamo Guillermo, yo también vivo en el campo. Dentro del Parque Nacional de Montfragüe. Quizá sea el único empadronado con domicilio fiscal en estos derroteros.
    Esto es otra historia y además de gustar mucho, hay que estar un poco preparado. No soy ermitaño y necesito ir a trabajar para seguir viviendo. Eso sí , no pago agua, ni basura , ni aparcamiento ni otros cincuenta impuestos. Mi campo se llama Vegabujona y estoy a doce kilómetros de la civilización. Mis dos mastines, cinco ovejas y cinco gallinas, la huerta y un sinfín de otros animalillos y aves forman una orquesta que me acompaña durante las 24 horas del día.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s